A lo largo de los últimos años el término “sostenibilidad” se ha popularizado. Se utiliza para referirse a muchas cosas sin saber realmente que significa, lo que hace que me cuestione qué es realmente “sostenible”, qué representa la sostenibilidad y si acaso es algo relevante para nosotros.

Al profundizar en el término es fácil cambiar de perspectiva respecto a la visión del mundo. Por un lado, es importante destruir el paradigma de que “sostenibilidad” significa medio ambiente y, por otro, debemos aceptar que la sostenibilidad desde una perspectiva egoísta podría ser mucho más relevante.

El discurso ambientalista sobre la sostenibilidad se queda corto al tratar de rescatar la importancia de los recursos, pues nos vende la idea de un futuro que no necesariamente nos toque vivir o que no estamos sintiendo de la misma forma que está pasando. El mayor demonio de esta semántica es que nos encierra en el paradigma que debemos sacrificarnos para salvar al medio ambiente (seamos honestos, esto no es nada sexy).

El lado ambiental es relevante, pero no es lo que nos importa a todos ni lo que nos afecta de forma evidente. Pero, qué es realmente el desarrollo sostenible. 

El desarrollo sostenible es el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades.  Este pretende construir un futuro inclusivo, sostenible y resilente para las personas y el planeta.

El concepto concepto implica cambio; este cambio puede darse para conseguir una mejora o transformación del sistema, en cambio otras veces, queremos cambiar el sistema para mejorar algunos de sus productos.

En el reporte de “Evaluación de la Sostenibilidad en América Latina y el Caribe” del año 2003, la CEPAL describe que “el concepto de desarrollo sostenible no puede significar simplemente la perpetuación de la situación existente. La pregunta central es qué es lo que ha de sostenerse, y qué es lo que hay que cambiar. Para avanzar hacia el desarrollo sostenible se necesita:
– Eliminar las rigideces y obstáculos acumulados;
– Identificar y proteger la base de conocimientos y experiencia acumulados que son importantes como los cimientos para avanzar;
– Sostener las bases sociales y naturales de adaptación y renovación, e identificar y
acrecentar la capacidad necesaria de renovación que se ha perdido;
– Estimular la innovación, la experimentación y la creatividad social.

Este documento fue escrito hace quince años y, al día de hoy hemos dejado de lado el verdadero problema de no considerar el desarrollo sostenible como un modelo evolutivo hacia un progreso real y caemos con facilidad en la noción de que sostenibilidad es “limitar los recursos” o “plantar árboles”, cuando en realidad se trata de una agenda mucho más compleja que esto.

Desde el 2015, la ONU fijó los los 17 objetivos de sostenibilidad para el 2030, entre ellos se incluye temas de pobreza, hambre, educación, salud, energía, infraestructura y todos los temas que suelen relacionarse con una institución como esta. Al leer todo esto, volvemos a una semántica poco atractiva y poco realista. No podemos salvar y cambiar el mundo a través de visiones tan amplias (leer el final del artículo si quieren profundizar un poco).

Sin embargo, si comenzamos a profundizar, todos los temas tienen un campo de acción que generan un beneficio, no se trata de cambiar el mundo, sino de perdurar como empresa. En la restauración podemos mencionar algunos ejemplos concretos:

  • Creación de una huerta: Incrementa el conocimiento de los ingredientes, procedencia y valor de un producto agrícola. No tiene porque cubrir las necesidades completas del restaurante, el valor no es la sustitución de productores, sino la validación de su trabajo y el reconocimiento de los ingredientes (y se ve muy bonito).
  • Incentivos de educación de personal: No entiendo por qué esto parece tan fuera de lugar. Una persona capacitada genera mucho más en el negocio, además, de incrementar capacidades productivas también modificas la motivación.
  • Proyectos con agricultores y desarrollo de producto en conjunto: La interacciones sociales pueden generar conocimiento que no es evidente. El trabajo conjunto con cualquier persona en la cadena de valor o incluso competencia genera unión y potencial de innovación.
  • Aprovechamiento de energía solar para calentar el agua y uso de agua pluvial para tareas externas a la cocina. No hay que ser muy listos para esto, reduce costos.

Esto no es algo revolucionario, no es algo nuevo y no lo llamaría “sostenible” bajo las ideas abstractas que se utilizan, es más, le huiría al concepto por considerarlo engañoso. Considerar mejoras en un negocio para generar beneficio propio y tomar en cuenta la sociedad como un sistema es algo que suena bastante básico y creo que sería útil comprender que la interacción constante entre actores nos podría ayudar.

 

ANEXO:

17 objetivos de sostenibilidad

  • Poner fin a la pobreza, en todas sus formas en todo el mundo. Esto incluye problemas como la desnutrición, acceso limitado a la salud o a la educación, para mejorar esto es imprescindible un crecimiento económico con empleos sostenibles fomentando la igualdad.
  • Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Esto será posible haciendo una reforma del sector agrario para alimentar a toda la población mundial, que además sigue creciendo con el paso de los años.
  • Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. En los últimos años han avanzado los recursos para hacer llegar agua limpia a toda la población y para reducir el número de enfermedades, aun así es necesario erradicar un mayor número de enfermedades.
  • Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos. Desde la UNESCO (La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura es un organismo especializado de las Naciones Unidas) se recogen las pautas de cómo ha de ser la educación en el siglo XXI.
  • Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.  La igualdad de género es un derecho humano básico para conseguir un mundo más pacífico, próspero y sostenible.
  • Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos. La escasez de agua, su a mala calidad y el inadecuado saneamiento de la misma, repercuten en otros ámbitos como la seguridad alimentaria.
  • Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. La ONU apoya iniciativas para el uso de energías renovables para hacer del planeta un lugar más sostenible medioambientalmente.
  • Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos. Este es un progreso hoy en día lento y desigual, por lo que debe cambiar para erradicar así la pobreza.
  • Industria, innovación e infraestructura.
  • Reducir la desigualdad en y entre los países. A pesar de que la desigualdad de los ingresos entre países ha disminuido, la de los propios países ha aumentado, por ello la ONU recomienda aplicar políticas universales que presten atención a las necesidades de las poblaciones desfavorecidas y marginadas.
  • Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Las ciudades presentan problemas para generar empleos y prosperidad sin ejercer presión sobre la tierra y los recursos. El futuro incluye lugares con oportunidades y acceso a los servicios básicos.
  • Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Se trata de hacer más y mejores cosas con menos recursos, creando ganancias netas de las actividades económicas mediante la reducción del empleo de los recursos, la degradación y la contaminación.
  • Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Existen soluciones viables, como la energía renovable, para que los países tengan una actividad económica más respetuosa con el medio ambiente y minimizar los impactos negativos sobre el planeta.
  • Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos para el desarrollo sostenible. Los océanos son fundamentales para que la humanidad pueda sobrevivir, de estos dependen el agua potable, el clima, gran parte de nuestros alimentos, etc.
  • Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad. La deforestación y la desertificación suponen grandes retos para el desarrollo sostenible y han afectado la vida y los medios de vida de millones de personas en la lucha contra la pobreza.
  • Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas. Sembrar un acceso universal a la justicia y la construcción de instituciones responsables y eficaces a todos los niveles.
  • Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible. Para que una agenda de desarrollo sostenible sea eficaz se necesitan alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: